Una hoja en Blanco

EES-NOTICIAS

Por Jackson Bianconi Alarcón

laescueladelexito1@gmail.com

Llega el fin de otro año, época cargada de una emotividad sorprendente, donde recordamos con nostalgia a nuestros seres queridos, lejanos o ausentes y nos gozamos con los presentes. Reímos, lloramos, bailamos, comemos, cantamos y oramos. Algunos hacemos un balance entre los logros y desaciertos, obtenidos en estos últimos 12 meses.

Sin duda alguna es el momento propicio para planificar el año que viene. Es común, entre muchos, realizar una lista de propósitos para el año nuevo, con el firme propósito de llevarlos a cabo en el nuevo período que comienza. Otros, sin embargo, dejan algo tan importante, en manos del azar y el destino. Dejándose influenciar por horóscopos, predicciones y augurios, ajenos al control de su voluntad.

Son tan diversas y variadas las costumbres y cábalas de fin de año en cada país, que se pueden mencionar tradiciones como: Salir con maletas a la calle y dar doce vueltas con ellas, con el objetivo realizar un viaje. Vestir con ropa interior amarilla, para la suerte y la abundancia. Comer doce uvas, y pedir un deseo por cada una. Lanzar doce monedas a la carretera, o guardarlas en un monedero rojo, para atraer el dinero. Guardar un huevo debajo de la cama y partirlo al día siguiente, para saber qué te depara el destino. Romper platos en el portal de los vecinos, en señal de prosperidad, entre muchas otras. Todos rituales ligados a la búsqueda de la prosperidad, los viajes y la buena fortuna.

Lo cierto del caso, lo queramos o no, contar los días es asunto de los mortales, esto quiere decir que un año más, en realidad es uno menos. Y que por lo tanto nos resultaría más beneficioso hacer planes, concienzudos y establecer propósitos para nuestra vida.

Una nueva esperanza

Un maestro contó en una oportunidad, que un niño llegó a él con los ojos llorosos y temblor en sus labios, entre sus manos una hoja con su tarea escrita, sucia y arrugada. Con su voz entrecortada y bajando la mirada dijo:

  • Maestro, quiero una hoja nueva. Jugando la ensucié. Otro niño, para hacerme daño, la arrugó; y tratando de arreglarla mis lágrimas la mancharon. Sé que debí tener más cuidado, pues en ella tenía mi tarea. Le pido perdón y por favor deme otra hoja en blanco

Sonriendo y convencido de su arrepentimiento, recibió su hoja sucia, maltratada y manchada; extendió su mano, abrió su gaveta y sacó una nueva hoja, limpia y sin mancha. Se la entregó diciéndole:

  • Hazlo mejor ahora mi niño.

Ese niño somos nosotros, que con nuestras actitudes y acciones forjamos el destino. La hoja en blanco, representa una nueva oportunidad para realizarnos en la vida.

Esa hoja, totalmente en blanco, no te muestra el horizonte, porque eres tú, quien pondrá sus límites.

No te muestra un camino, porque tú lo construirás al andar. Te da la oportunidad de elegir, de descubrir tu propósito. Que los errores y desaciertos del pasado no te impidan hacer nuevos planes. Todos hemos errado en algún momento de la vida, pero no quiere decir que carezcamos de talento, para lograr lo que más queremos.

Que nada te detenga

La historia está llena de personas que pudieron fracasar, sino hubiesen hecho frente a las adversidades, críticas y circunstancias, que se les presentaron. De no haber sido así, el mundo no conocería su valioso aporte, intelectual, artístico, deportivo, profesional y espiritual.

Comenzaré por hacer mención de mi personaje favorito. Jesucristo, el hombre de mayor éxito en el mundo, no dejó ni una palabra escrita, nació en un pequeño pueblo, en una región olvidada y conquistada.

Hijo de un carpintero, fue rechazado por su pueblo, menospreciado por su familia, traicionado por sus amigos y ajusticiado como un criminal; pero, aun así, nada lo detuvo.

Él dividió la historia en un antes y un después, murió y vivió por sus convicciones, dándole a la humanidad una esperanza de redención y vida eterna. La muerte no lo detuvo y hoy es el personaje más conocido en la tierra. El libro que cuenta su historia, escrito por sus discípulos, es el más leído, traducido y vendido. Celebrado en su nacimiento y glorificado en su muerte a lo largo y ancho del planeta.

Otros personajes que fueron etiquetados y menospreciados por algunos son:  el reconocido científico y físico Albert Einstein, considerado como la mente más brillante de todos los tiempos, no desarrolló su capacidad de habla hasta los tres años y sus mentores decían que “no había mucho que esperar de él”. Walt Disney, fue despedido de un periódico por “falta de imaginación y ausencia de ideas originales”.

Michael Jordan, se encerró en su cuarto a llorar desconsoladamente, porque fue expulsado del equipo de baloncesto de su escuela. Steve Jobs, sufrió una gran depresión, después de que a sus treinta años, fuera removido de su cargo, en la compañía que él mismo fundó.  Oprah Winfrey, fue desechada como narradora de noticias, porque “no cuadraba bien en la televisión”.

Los Beatles, fueron descalificados por Decco Recording Studios, alegando que no le gustaba como sonaban y no tenían futuro en la música. ¿Te imaginas el mundo sin estos personajes? Gracias a Dios, no se rindieron.

No importa tu pasado, lo duro de la vida, las dificultades, las opiniones adversas o las etiquetas que te pongan. La pregunta es ¿Qué harás frente a esta página en blanco?, que te mira mostrándote su inmensidad, desafiando tu creatividad y poniendo a prueba el anhelo de tus sueños.

La vida te regala un año nuevo, una página en blanco, donde puedes escribir la historia de tu vida, que puede ser una obra épica, un poema o una comedia. Quizás un poco de cada cosa.

Toma el control de tu existencia y no la conviertas en un drama sin fin o una película de terror. Escríbela como una novela, una película o una canción. Que la tinta sea tu sangre y el tintero el corazón.

Espero que esta metáfora te ayude en tu vida, tanto, como estos tres consejos que te dejo, para que liberes todo tu potencial interior en este 2020. Feliz y próspero año nuevo.

Foto.- (Escáner.- IMAGEN BIANCONI).

 

 

nconi A.

laescueladelexito1@gmail.com

Llega el fin de otro año, época cargada de una emotividad sorprendente, donde recordamos con nostalgia a nuestros seres queridos, lejanos o ausentes y nos gozamos con los presentes. Reímos, lloramos, bailamos, comemos, cantamos y oramos. Algunos hacemos un balance entre los logros y desaciertos, obtenidos en estos últimos 12 meses.

Sin duda alguna es el momento propicio para planificar el año que viene. Es común, entre muchos, realizar una lista de propósitos para el año nuevo, con el firme propósito de llevarlos a cabo en el nuevo período que comienza. Otros, sin embargo, dejan algo tan importante, en manos del azar y el destino. Dejándose influenciar por horóscopos, predicciones y augurios, ajenos al control de su voluntad.

Son tan diversas y variadas las costumbres y cábalas de fin de año en cada país, que se pueden mencionar tradiciones como: Salir con maletas a la calle y dar doce vueltas con ellas, con el objetivo realizar un viaje. Vestir con ropa interior amarilla, para la suerte y la abundancia. Comer doce uvas, y pedir un deseo por cada una. Lanzar doce monedas a la carretera, o guardarlas en un monedero rojo, para atraer el dinero. Guardar un huevo debajo de la cama y partirlo al día siguiente, para saber qué te depara el destino. Romper platos en el portal de los vecinos, en señal de prosperidad, entre muchas otras. Todos rituales ligados a la búsqueda de la prosperidad, los viajes y la buena fortuna.

Lo cierto del caso, lo queramos o no, contar los días es asunto de los mortales, esto quiere decir que un año más, en realidad es uno menos. Y que por lo tanto nos resultaría más beneficioso hacer planes, concienzudos y establecer propósitos para nuestra vida.

Una nueva esperanza

Un maestro contó en una oportunidad, que un niño llegó a él con los ojos llorosos y temblor en sus labios, entre sus manos una hoja con su tarea escrita, sucia y arrugada. Con su voz entrecortada y bajando la mirada dijo:

  • Maestro, quiero una hoja nueva. Jugando la ensucié. Otro niño, para hacerme daño, la arrugó; y tratando de arreglarla mis lágrimas la mancharon. Sé que debí tener más cuidado, pues en ella tenía mi tarea. Le pido perdón y por favor deme otra hoja en blanco

Sonriendo y convencido de su arrepentimiento, recibió su hoja sucia, maltratada y manchada; extendió su mano, abrió su gaveta y sacó una nueva hoja, limpia y sin mancha. Se la entregó diciéndole:

  • Hazlo mejor ahora mi niño.

Ese niño somos nosotros, que con nuestras actitudes y acciones forjamos el destino. La hoja en blanco, representa una nueva oportunidad para realizarnos en la vida.

Esa hoja, totalmente en blanco, no te muestra el horizonte, porque eres tú, quien pondrá sus límites.

No te muestra un camino, porque tú lo construirás al andar. Te da la oportunidad de elegir, de descubrir tu propósito. Que los errores y desaciertos del pasado no te impidan hacer nuevos planes. Todos hemos errado en algún momento de la vida, pero no quiere decir que carezcamos de talento, para lograr lo que más queremos.

Que nada te detenga

La historia está llena de personas que pudieron fracasar, sino hubiesen hecho frente a las adversidades, críticas y circunstancias, que se les presentaron. De no haber sido así, el mundo no conocería su valioso aporte, intelectual, artístico, deportivo, profesional y espiritual.

Comenzaré por hacer mención de mi personaje favorito. Jesucristo, el hombre de mayor éxito en el mundo, no dejó ni una palabra escrita, nació en un pequeño pueblo, en una región olvidada y conquistada.

Hijo de un carpintero, fue rechazado por su pueblo, menospreciado por su familia, traicionado por sus amigos y ajusticiado como un criminal; pero, aun así, nada lo detuvo.

Él dividió la historia en un antes y un después, murió y vivió por sus convicciones, dándole a la humanidad una esperanza de redención y vida eterna. La muerte no lo detuvo y hoy es el personaje más conocido en la tierra. El libro que cuenta su historia, escrito por sus discípulos, es el más leído, traducido y vendido. Celebrado en su nacimiento y glorificado en su muerte a lo largo y ancho del planeta.

Otros personajes que fueron etiquetados y menospreciados por algunos son:  el reconocido científico y físico Albert Einstein, considerado como la mente más brillante de todos los tiempos, no desarrolló su capacidad de habla hasta los tres años y sus mentores decían que “no había mucho que esperar de él”. Walt Disney, fue despedido de un periódico por “falta de imaginación y ausencia de ideas originales”.

Michael Jordan, se encerró en su cuarto a llorar desconsoladamente, porque fue expulsado del equipo de baloncesto de su escuela. Steve Jobs, sufrió una gran depresión, después de que a sus treinta años, fuera removido de su cargo, en la compañía que él mismo fundó.  Oprah Winfrey, fue desechada como narradora de noticias, porque “no cuadraba bien en la televisión”.

Los Beatles, fueron descalificados por Decco Recording Studios, alegando que no le gustaba como sonaban y no tenían futuro en la música. ¿Te imaginas el mundo sin estos personajes? Gracias a Dios, no se rindieron.

No importa tu pasado, lo duro de la vida, las dificultades, las opiniones adversas o las etiquetas que te pongan. La pregunta es ¿Qué harás frente a esta página en blanco?, que te mira mostrándote su inmensidad, desafiando tu creatividad y poniendo a prueba el anhelo de tus sueños.

La vida te regala un año nuevo, una página en blanco, donde puedes escribir la historia de tu vida, que puede ser una obra épica, un poema o una comedia. Quizás un poco de cada cosa.

Toma el control de tu existencia y no la conviertas en un drama sin fin o una película de terror. Escríbela como una novela, una película o una canción. Que la tinta sea tu sangre y el tintero el corazón.

Espero que esta metáfora te ayude en tu vida, tanto, como estos tres consejos que te dejo, para que liberes todo tu potencial interior en este 2020. Feliz y próspero año nuevo.

Foto.- (Escáner.- IMAGEN BIANCONI).

 

 

Artículos Relacionados

Te podría también interesar

COE Nacional no autoriza gala de Miss Ecuador en Manta

Manta.- En un comunicado emitido por el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias el pasado 17 de septiembre del 2020 se informa que no se ha autorizado “ningún tipo de espectáculo público”, dentro de ellos está el certamen de belleza Miss Ecuador 2020. El ente gubernamental hace esta aclaración porque en días pasados […]

Va a fiesta, se arrepiente y muere de coronavirus

EES-Noticias Estados Unidos.-  En Estados Unidos, un residente de California murió a causa del coronavirus apenas un día después de haber compartido en sus redes sociales un mensaje en el que se mostró arrepentido de haberse reunido con amigos, semanas atrás, en una fiesta en medio del repunte de la pandemia en su estado. Thomas […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: